Dentro del sector de la cosmética, podemos diferenciar productos de distintas gamas: la baja, la media y la alta cosmética. Queremos centrarnos en esta última sección para que consigas diferenciarla de las demás gamas. Muchos tienen la creencia de que la alta cosmética profesional está orientada únicamente para pieles maduras, y muchos otros comparten que no existe la alta cosmética barata. Que lo que es barato, pertenece a la gama media o baja.

Entre otras cosas, queremos desmentir estas creencias porque existe la alta cosmética de precio elevado, pero también la alta cosmética barata. Y, por supuesto, queremos que dejes de pensar que la primera se encuentra siempre en centros especializados de lujo, y la segunda en grandes superficies o en supermercados. ¡Empezamos!

¿Qué características tiene la alta cosmética?

Para que un producto sea de alta cosmética, este debe haber sido testado dermatológicamente y puesto a prueba durante al menos dos años antes de comercializarse. Pero este no es el único requisito, también es necesario que su composición sea rica en principios activos.

Explicamos este último punto. Para que un producto de alta cosmética sea rico en principios activos, debe penetrar en las capas más profundas de la piel, ya que esto consigue que su efectividad sea mayor. Además, también es necesario que estos productos sean hipoalergénicos, es decir, que el riesgo de reacción alérgica sea el mínimo posible.

Por este último motivo, existen muchos productos de alta cosmética natural. La utilización de ingredientes naturales minimiza el riesgo de alergias. Este tipo de cosmética tampoco contiene fragancias ni elementos nocivos para la piel.

Por último, mencionar también que para que un producto sea de alta cosmética femenina o masculina, debe ser comedogénico. Esto viene a significar que no debe obstruir los poros. Producto que obstruya los poros, producto que favorece la aparición de los dichosos puntos negros que nadie quiere en su piel.

Cuantos más de estos requisitos cumpla un producto, más alto es su valor. No obstante, también hay que tener en cuenta la formulación del laboratorio que lo comercializa. Una formulación más exclusiva, supone una gama más o menos alta.

El precio y la efectividad no están relacionados en el ámbito de la alta cosmética

Como mencionamos al principio de este texto, no por comprar alta cosmética barata los resultados van a ser menos visibles. Si el producto cumple con los requisitos anteriores, será un buen producto, y los resultados serán igual o superiores a los que te puede proporcionar un artículo de alta cosmética de lujo.

Entonces, ¿por qué pagar más por alta cosmética profesional de lujo, cuando podemos optar a alta cosmética barata? Pues es lo mismo que si te planteas comprar un smartphone. Puedes comprar un teléfono de alta gama de una marca china y tener excelentes resultados: lo último en tecnología, una calidad de pantalla excelente, una batería que dura días, entre otras características; o puedes comprar un iPhone que sabes que va a hacerte la misma función que el teléfono de la marca china, pero vas a tener que desembolsar más dinero. Pero claro, iPhone es más cercano, tiene un servicio técnico de 10 y lo conoces de sobra.

En muchas ocasiones los precios están vinculados a sus marcas. Más renombre, más importe. La conclusión es que las marcas de más prestigio ya tienen su público y pueden permitirse subir sus precios. Aunque en algunas ocasiones su precio es elevado porque sus fórmulas son exclusivas y cuentan con ingredientes innovadores que otras marcas no utilizan.

Alta cosmética natural vs. alta cosmética convencional

El campo de la alta cosmética natural se está expandiendo por todo el mundo y cada vez más. Esto es porque cada vez más personas se conciencian de que quieren vivir en un mundo mejor, sin contaminación.

Pero ¿cuál es la diferencia entre la alta cosmética natural y la convencional? Para empezar, debemos hablar de que la alta cosmética natural no daña ni causa alergias a tu piel al estar fabricada con ingredientes orgánicos. Hablamos de ingredientes como aceites, aceites esenciales, resinas, leche, miel, arcillas, sales…

Por otro lado, la alta cosmética convencional sí que emplea ingredientes de síntesis química: derivados del petróleo, conservantes, colorantes, perfumes, entre otros. La consecuencia de esto es que favorece la aparición de diferentes problemas en la piel, sobre todo del tipo alérgico.

Tanto si quieres comprar alta cosmética masculina, como alta cosmética femenina, te recomendamos que no mires tanto el precio, sino sus especificaciones e ingredientes que contiene.